Aborto problema de salud pública o solución pública desde el derecho

Imprimir

Msc. Tomás Rodríguez León

La hipócrita concepción  de derecha  con sus  dogmas del pecado original asume el sexo no solo como un  tabú sino además como una culpa inherente y sucia. El cuerpo separado del alma   carece de pertenencia terrena, la libertad limitada  en albedrio mezquino afecta  la tenencia de la piel, la  piel será de administración humana solo  perentoria hasta el día de la muerte.No  el aborto sino el tema de la sexualidad se deben ubicar en el contexto de los conceptos de liberación humana, de la  terrenalizacion de la vida, de la valoración de la existencia, la vida biológicamente tiene un origen pero solo socialmente se expresa como valor

Marx y Engels conciben la liberación de la humanidad desde la base económica con  una visión antropológica  que se ajusta a considerar la unicidad de la vida y el espíritu como valor universal que es  impedido en su realización por la explotación del trabajo y la alineación. Desde el concepto de alineación son posibles otras elaboraciones como la teoria del fetiche que reduce a la condición de mercancía los valores esenciales de las relaciones sociales. La vida es un valor y un producto social transable para la sociedad de clases.  También los fetiches morales o de la sexualidad se someten al mercado

LA MUJER

La situación de la mujer, en particular de la mujer trabajadora  marca la dimensión del sufrimiento humano y aunque la opresión a la mujer no es característica única de la sociedad burguesa y mas aun puede considerarse un rezago del ordenamiento feudal quien asigno a la mujer  un rol reproductor de vida y servilismo domestico, el orden capitalista en su versión, subyuga a la mujer al incorporarla a la producción  “liberadora” sin evadirla del dominio personal. Al dominio de clases y la  explotación laboral se agrega la carga de la opresión domestica.

En la confrontación filosófica seamos justos, la iglesia católica en su desarrollo histórico maneja contradicciones insoldables. Eva pecadora pero madre de la humanidad, Maria Magdalena pecadora redimida y militante. Maria madre, imagen máxima de la teología en la tierra “madre de Dios”: La actitud clerical se bifurca de acuerdo a los intereses de la iglesia, por una vía, la santidad de la mujer la redime al tiempo que  la comunidad humana es convocada a la conducta mariana. Por otra parte  en sintonía con la estructura  mental feudal más que con la teología, desprecia a la mujer y la reduce negándole hasta su condición humana y espiritual (la mujer no tiene alma en la edad media).

Las mujeres de las clases dominantes si lograron evadirse de una situación subordinada y  fueron  arquetipos de dominación y fuerza: Isabel la católica, la reina Victoria o Juana la Loca son prototipos de feminismo dominante.  En las filas del intelecto y no del poder, nacen también, las primeras expresiones de feminismo, en la Edad Media: Christine Pizan, una pensadora de ellas. Mientras los hombres se entretenían en “averiguar si las mujeres también eran seres humanos y si había que darles acceso a la educación”, la Pizan transitaba por carriles distintos. Las diatribas de sus compañeros masculinos la deprimían. Escribió una réplica: La ciudad de las damas, una ciudad simbólica que le permitió expresar, contra la opinión común de sus contemporáneos, que las mujeres no experimentaban ningún placer al ser violadas.

Pizan sostuvo con aplomo, en una época que nadie daba créditos, que las mujeres poseían la misma capacidad intelectual que los hombres. La principal demanda, entonces, era el acceso a la educación. Eso implicaba que si tuviesen las mismas oportunidades que los hombres alcanzarían iguales logros

El derrumbamiento del orden feudal es simbólico respecto a la nueva realidad de la mujer. Maria Antonieta no se salva de la guillotina por ser mujer, reina o católica y esta igualitaria sanción histórica marca una perspectiva de igualdad. Los revolucionarios franceses y después muchos revolucionarios verán a las clases opresoras en su condición de clase sin distinción de género. Flora Tristan la mas avanzada socialista premarxista al identificar la liberación humana como obra de la clase obrera y las mujeres vincula la opresión y la liberación como un hecho clasista aunque abre una brecha necesaria para la época de perspectiva feminista (feminismo proletario).

EL CAPITALISMO MODERNO Y LAS  REINVINDICACIONES DE LA MUJER

Con la revolución Rusa de 1917 y su época,  el tema de la condición de la mujer toma vida.  Incorporación práctica e histórica antes que un movimiento reivindicativo parcial. La mujer revolucionaria se libera sin consentimiento informado, la conducta comunista será el factor liberador; Rosa Luxemburgo, Clara Zetkim, Inés Armand., Alex Kollantai, Krupskaia, Vera Sazulich entre muchísimas   destacan en el movimiento obrero no por su condición de mujeres sino por su comportamiento revolucionario , no es en ellas sino a partir de ellas que se elabora un pensamiento libertario femenino como un proyecto en el cauce emancipador. Las mujeres comunistas superaron los esquemas y roles preasignados por la sociedad, la religión y el pensamiento imperante. La nueva concepción incluye una nueva realidad para la definición de la sexualidad y del amor.

La post guerra  y sus crisis existenciales  encuentran a la mujer  incorporada a la reflexión filosófica seria, este es el caso de Simone Bovary, la presencia de la mujer  en el  mundo de las artes es una suerte real de liberación y  dolor, quien mejor expresa esto es la Frida Kalo con el drama de su vida incluida su relación con Diego Rivera. Por otra parte las divas cinematográficas le dan una connotación de  significación  a la “emancipadora a la mujer”, claro esta, con estereotipos que se difunden como modelos sociales: el derecho al divorcio, a la sexualidad, a fumar, a conducir vehículos, a la sexualidad abierta, que  pasaran por lo menos en la cultura occidental  a ser representativos de una nueva realidad.

El derecho a una sexualidad sin restricciones desembarazándose de los patrones religiosos y ético familiares encuentra un impedimento morfofisiologico con pocos recursos de respuesta, la concepción no deseada. La concepción biológica  fortuita requiere entonces de respuesta liberadora y surge en ese contexto la consigan del derecho al aborto como parte del derecho a la sexualidad plena y liberadora.

EL ABORTO PROBLEMA O SOLUCION

Las mujeres de la sociedad capitalista se anticiparon al derecho legal con la legitimidad social y el aborto se constituyo más allá de su interpretación moral en una práctica secularizada y democrática de todas las urbes, el hecho de su inexistencia legal no ha impedido  que cada vez sean millones de mujeres las que se practican el aborto.

El aborto y su practica revela las condiciones de clase y diferencias sociales, las mujeres pobres son las mas afectadas, las que se lo realizan en las peores condiciones, muchas veces autoinducidas, en espacios sin higiene y con personal no capacitado. La mujer burguesa se lo practica  “clínicamente”.

La popularización o democratización del aborto no son sin embargo soluciones sino problemas. Esta concepción de problema es propia de las ciencias de la salud que difiere de las versiones de las antropologías actuales. Un raro extremismo feminista hace marketing de la legalización con imagen de solución. Desde esta perspectiva considerando que la mayoría de mujeres son pobres y excluidas social tanto  material como afectivamente, el aborto es un problema social y de salud pública que tiene que ser respondido como tal. La versión jurídica del derecho o la visón reivindicativa del derecho social sin las consideraciones medico sanitarias son elementalidades a -científicas

Visto como solución  social y no como problema, la práctica del aborto es en valoración  costo efectivo una respuesta inconveniente, la legalización del aborto generaría la multiplicación de su práctica y la incorporación del gasto sanitario y si además se consideran los efectos psicológicos o conductuales de su reiteración procedimental o los sentimientos de culpa por su ejercicio, el costo se incrementara y se proyectara a otras esferas. En resumen la legalización del aborto no seria una respuesta  a un problema. Seguiría siendo un problema.

Desde el punto de vista de la salud publica, la solución a los problemas de salud esta en la promoción de la salud y  la prevención. Actualmente los instrumentos para la promoción están definitivamente al alcance de todos y la prevencion de la concepción constituirá una respuesta adecuada de bajo costo y sin daños colaterales. El mundo de la ciencia se ha desarrollado impresionantemente, la anticoncepción, los métodos de barrera incluso la contracepción temprana son métodos  útiles y necesarios para el control no solo de la concepción no deseada sino de la prevencion de ITS. Es necesario romper los  discursos de voces feudales y proponer por ejemplo la difusión de métodos como el POSTINOR o píldora del día después que si se implantan socialmente dejaran los discursos de aborto o no como discurso superado.

Es necesario también desde las proyecciones educativas educar a las nuevas generaciones no en el facilismo frente al aborto,  planteándoles  alternativas de responsabilidad  para el goce del cuerpo sin las consecuencias no deseadas,  debe la sociedad educarlas en la responsabilidad  humana y solidaria, en la rehabilitación del amor y los vínculos de afectividad, en el respeto y el romanticismo

LEGALIZAR  EL ABORTO  A FAVOR O EN CONTRA

Una falsa dicotomía deviene por  la degeneración politica de un problema de salud. El aborto se plantea a discusión con  visión maniquea entre soberanía o derecho a la vida en un escenario que  discute mas el tema de la soberanía del cuerpo que el problema a del salario o la dignidad del trabajo

No ya, desde el punto de vista filosófico o ético sino desde el punto de vista clínico medico, nadie podría o debería estar a favor del aborto. El aborto provocado no terapéutico o eugenésico es un evento traumático agresivo contra los tejidos de soporte. Pretender que el aborto es inofensivo es una falacia. La extracción de una pieza dentaria es una práctica  traumática con consecuencias severas para la integralidad de la persona ¿el desgarre de un feto de su ambiente será inofensivo?

 Si desde el punto de vista científico es necesario reconocer los embarazos no deseados como un problema social e incluso  tener que reconocer la necesidad de trasparentar la realidad del aborto con programas legalizados y de control, será menester reconocer que el aborto no es una solución sino un problema a corregir, en otros términos, es mejor evitar su ocurrencia con la prevencion a tener que practicarlo con tasas de intervención altas y costosas.

Entonces las conclusiones deben situarnos en;

Reconocer que  el aborto se lo practica en pésimas condiciones con discrimen social y con desventajas sanitarias y sigue siendo un problema sin vigilancia y control

 Reconocer que en la actualidad existen métodos preventivos que deben ser masificados y difundidos y que este camino junto con la promoción de la salud sexual es el camino responsable y estratégico

Reconocer que la soberanía del cuerpo es una metáfora minimalista del concepto de soberanía social que da cuenta de la solidaridad, la responsabilidad y la dignidad humana

Reconocer que las categorías sociales no se corresponden a bifurcación de valores de hombre o mujer y que la disposición a la vida es solidaria.

Reconocer que la vida es un fenómeno social, que es necesario proteger la vida en su manifestación relacional, que no es posible defender la vida intrauterina mientras se es indiferente frente al maltrato social que sufren millones de niños y niñas

Reconocer que la creación de la vida sigue siendo el milagro mas maravilloso del mundo natural, que la formación de un ser es un acto de creación suprema en donde se revela en el caso humano la resistencia contra la muerte

Reconocer la necesaria armonía entre la vida como manifestación biológica y como manifestación social.  Seguir produciendo vida o evitándola  sin  evocar su destrucción. Afirmar la solidaridad máxima a la vida conciente y racional pero también al origen de ella

Si el aborto en su conjunto o en una de sus expresiones debe  legalizárselo es un tema que debe discutirlo más los especialistas en salud  como problema de salud pública, con  restricciones a su práctica con mecanismos que no lo estimulen y con campañas eficientes para evitar su ocurrencia.

Solo los escenarios de salud deberían manejar el tema con visión además de integralidad, en donde  se busca el no embarazo, la plenitud emocional de la madre o mujer y epidemiológicamente  atinar a no incrementar la tasa de abortos sino su  reducción.

Es necesario además obligarnos  todos a luchar por la significación de la vida humana antes del embarazo,  en el embarazo y luego de él.

EL ABORTO EN LA HISTORIA

En algunos pueblos antiguos como India, Asiria, China, Persia, entre otros,  el aborto no era considerado como delito.  Por ejemplo en India, existía una facultad tácita en el aborto por cuanto no estaba penado por ley.

El Código de Hammurabi, que data del siglo XVIII a.C., destacaba aspectos de la reparación debida a las mujeres libres en casos de abortos provocados mediante violencia por golpes, exigiéndose el pago de 10 siclos por el feto perdido[1]

En Egipto se permitía el aborto pero se castigaba severamente el infanticidio. Los hebreos, por su parte, penaban solamente los abortos causados violentamente.

En la antigua Grecia, Aristóteles, en principio se opuso a la autorización del aborto, pero en su libro “La Política” destacó que cuando es excesivo el número de ciudadanos se puede autorizar el aborto, antes de la animación fetal en las mujeres embarazadas.  Platón también aconsejó el aborto para evitar la superpoblación.

El aborto voluntario de la embarazada no se tenía por delito en la antigua Roma republicana, ya que ni el Derecho ni la filosofía estoica atribuían al producto de la concepción una vida propia. Se consideraba al feto como “partio vicerum matris”, así que si la mujer abortaba no hacía más que disponer de su cuerpo.

En Roma, en su primera época, no se consideró el aborto voluntario como delito. En general, su práctica no daba lugar a sanciones, excepto en salvaguarda de los derechos que correspondían al padre o por las eventuales lesiones o muerte causadas a la madre. Se consideraba a los padres (pater familiæ) con poder sobre la vida y muerte de sus hijos, y por esta razón, se les permitía colaborar con el aborto de sus hijas.

Con la llegada del cristianismo cambia radicalmente la actitud frente al aborto, inicialmente en el pensamiento y posteriormente en las leyes. La tesis central del cristianismo era que a partir del momento de la fecundación se constituye ya una vida humana, que posee dignidad y honor similares a los de cualquier ser humano ya nacido. No obstante, ante esta tesis se presentó la controversia acerca de "la animación inmediata" o "la animación retardada" del fruto de la concepción. De acuerdo a la primera tesis se afirmaba que el embrión recibía directamente de Dios su alma racional en el mismo momento de la concepción. Por el contrario, la tesis de la animación retardada sostiene que el alma se integra al cuerpo cuando el embrión humano está lo suficientemente conformado para recibirla. A partir de esta última postura la Iglesia Católica distinguía la muerte del feto que aún no tenía alma de aquél en el que ya residía. "El feto no era un ser humano con alma humana hasta, al menos, 40 días después de la concepción". En este orden de ideas, para el cristianismo -ya sea al momento de la fecundación (según la tesis de la animación inmediata) o cuarenta días o más posterior a ella (según la tesis de la animación retardada)- la unión del alma y del cuerpo hace al ser humano y por tanto, su destrucción constituiría homicidio.

La controversia respecto del momento de la animación o hilomorfismo terminó con el Papa Pío IX quien el 12 de octubre de 1869 publicó el Apostólica Sedis, acta que castiga con la excomunión el aborto producido en cualquier momento del embarazo; considerándolo injustificable desde la moral cristiana, independientemente del trato que le diera la normatividad laica. Este documento es la primera declaración explícita que presta la Iglesia a la tesis de la animación inmediata.

En el siglo XVI el aborto era un crimen al que un gran número de países imponía la pena capital. Esta situación cambiaría a partir del siglo XVIII por influencia de los filósofos de la Ilustración, quienes promovieron un movimiento crítico de la legislación criminal del Antiguo Régimen. En general, se previeron sanciones de prisión severas, aunque se excluyó la pena de muerte. Por otro lado, además de las razones tradicionales esgrimidas en relación con el castigo del aborto -la destrucción de una vida humana-, se añaden motivaciones demográficas y se introduce la figura del aborto honoris causa como atenuante.

CONSIDERACIONES GENERALES

Definición y concepto de aborto- Concepto Etimológico

Aborto, del latín "abortus" significa lo siguiente "ab", que implica privación o partícula privativa y "ortus", que significa nacimiento. Es decir que significa "sin nacimiento".

Concepto Jurídico

Diversos autores han intentado dar sus propias opiniones acerca del aborto, las cuales, a través del tiempo se han convertido en conceptos aceptados por los estudiosos del derecho y por aquellos interesados en el tema en general.

El jurista español, Eugenio Cuello Calón, al hacer un profundo análisis del delito de aborto señala que éste consiste en la "expulsión prematura violenta provocada del feto, o en su destrucción en el vientre materno". Este autor nos señala un concepto de aborto restringido en el sentido que lo limita a la expulsión prematura del feto.

El jurista italiano Francesco Carrera define el aborto como sinónimo de feticidio ya que se refiere a la muerte dada violentamente al feto, señalando que" El feticidio es la muerte dolosa del feto dentro del útero, o se entiende la violenta expulsión del vientre materno, de la que sigue la muerte del feto"

Fontán Balestra se refiere al concepto material del aborto. Señala que la materialidad consiste en la interrupción del embarazo con la muerte del feto o fruto de la concepción. Es decir la provocación de la expulsión del feto por parte de la madre, o de quién ésta se auxilie, siendo esto un delito material realizado en forma dolosa.

Sebastián Soler equipara al aborto con la muerte inferida  a un feto. Es decir, el homicidio como la muerte inferida a un hombre. "Toda acción destructiva  de la vida anterior al momento del parto, sea que importe la muerte del feto en el claustro materno, sea que la muerte se produzca como consecuencia de la expulsión prematura.

Concepto Médico

El Departamento de Información Estadística  de la Caja Costarricense del Seguro Social, define el aborto como la "Expulsión o extracción de toda (completa) o cualquier parte de la placenta (incompleta) o membranas sin un feto identificable o con una defunción fetal o recién nacido sin posibilidades de sobrevivir, que pesa menos de 500 gramos.  En la ausencia del conocimiento del peso puede utilizarse una estimación de la duración de la gestación de menos de 22 semanas completas (154 días) teniendo en cuenta desde el primer día del último período menstrual normal; o si no se conociera el periodo de gestación, la talla menor de 25 centímetros de coronilla a talón."

Otra definición que se ha dado es que el aborto es la muerte de un niño o niña en el vientre de su madre producida durante cualquier momento de la etapa que va desde la fecundación (unión de óvulo con el espermatozoide) hasta el momento previo al nacimiento

Según el Diccionario de Medicina por el Dr. E. Dabout, el aborto es “la expulsión de un huevo vivo o muerto antes del séptimo mes de la gestación (la viabilidad legal es a los 180 días).”

En síntesis el aborto puede ser inducido o provocado (o sea causado intencional y artificialmente, cualquiera sea el método empleado) y espontáneo (el que sucede de una manera natural y por algún accidente no querido).  También se debe diferenciar al aborto desde el punto de vista civil y desde el punto de vista penal. En el primero se entiende por aborto aquel parto ocurrido antes del límite señalado para la vialidad del feto; en el segundo es un género de delito consistente en el uso voluntario de medios adecuados para producir un mal parto o la arriesgada anticipación del mismo, con el fin inmediato o mediato de que perezca el feto.

Tipos de Aborto

A través de los años, se han elaborado diferentes estudios sobre el aborto, en los cuales se han señalado diversas clasificaciones, una de ellas es la que distingue entre el aborto espontáneo y el aborto inducido o provocado. Esta distinción supone la aceptación de la diferencia entre lo natural y lo artificial.

PRIMERA CLASIFICACIÓN.-

Aborto espontáneo

Conocido también con el nombre de casual o natural involuntario. Es cuando la muerte del feto es producto de alguna anomalía o disfunción no prevista ni deseada por la madre (tales como insuficiencia de la función progestacional del cuerpo amarillo o de la placenta, insuficiencia de la función trófica o vegetativa del ovario, algunas ginecopatías, enfermedades del útero, etc.)

El aborto espontáneo se produce cuando el útero, por causas no voluntarias, naturales, se contrae durante las etapas tempranas del desarrollo, interrumpiéndose así el embarazo.

Aborto inducido o provocado

También llamado intencionado o artificial o voluntario. Se da cuando la muerte del niño es procurada de cualquier manera: doméstica, química o quirúrgica.

Aborto autoinducido

 Es el realizado por la misma mujer.  Se utilizan objetos tales como agujas de tejer o varillas de paraguas, o sustancias como detergente o vinagre, con el fin de destruir el embrión o simplemente dilatar el cuello uterino.

Aborto empírico

Lo realizan personas sin conocimientos médicos, generalmente en condiciones de limpieza deficientes y con equipo e instrumentos inapropiados.

SEGUNDA CLASIFICACIÓN

Otra clasificación que se ha señalado, es la que distingue entre: Aborto Procurado, Consentido, Sufrido, Consensual, Culposo, Doloso, Ético, Eugenésico o Eugénico, Honoris Causa, Letal, Preterintencional, Social, Tentado, y Terapéutico.

Aborto Procurado

Es aquél en el que la mujer desempeña un papel protagónico, actuando como el sujeto activo. Es decir, que la mujer realiza o efectúa sobre sí misma las maniobras dirigidas a producir la extracción del feto, causándole la muerte, o ingiere las sustancias adecuadas para alcanzar dicho fin.

Aborto consentido

Es aquél en donde la mujer es cómplice, es decir, es partícipe del acto a procurarse. La mujer faculta a otro sujeto para que éste practique sobre ella, las maniobras abortivas. Implica la cooperación de la mujer, lo que significa que su consentimiento es voluntario.

Aborto Sufrido

Es aquél que se manifiesta cuando la mujer es víctima del acto, ya que la conducta del sujeto activo perjudica tanto a la vida del feto como a la mujer.

Aborto Consensual

Se da cuando la mujer acepta la actividad abortiva contribuyendo en la medida de sus posibilidades fisiológicas a facilitar la expulsión del feto.

Aborto Culposo

Conlleva implícita la imprudencia, negligencia o impericia. Es decir, nada impide la admisión culposa del delito de aborto.

Aborto Doloso

El delito de aborto forma parte de los delitos en los que la culpabilidad se apoya sobre un elemento específico de la figura, por lo que, no obstante el conocimiento de su embarazo, no basta el ejercicio de violencia sobre la mujer, sino que es preciso que el autor tenga el propósito específico de causar el aborto.

Aborto Ético

También se le conoce como sentimental o humanitario, se refiere a los casos de embarazo resultantes de ciertos delitos como la violación, el incesto, el estupro, etc. Implica una maternidad violentamente impuesta por lo cual en algunas legislaciones resulta impune.

Aborto Eugenésico

Eugenesia proviene de dos palabras griegas: eu que significa bueno y genesia derivado de genes, que han dado nacimiento al verbo engendrar. Eugenesia es por lo tanto engendrar bien.

El aborto eugenésico es aquél que es realizado en una mujer demente o con ciertas discapacidades, con el fin de evitar el nacimiento de un vástago con serias incapacidades físicas y/o mentales.

Aborto Honoris Causa

Es una clasificación típica de las legislaciones latinoamericanas. Se realiza con la intención de salvar u ocultar la deshonra de la mujer.

Aborto Letal

Esta clasificación implica una relación de causa-efecto, es decir que como consecuencia de las maniobras abortivas, sobreviene la muerte de la mujer, causando que en algunas legislaciones, se agrave el delito de aborto, haya o no mediado el consentimiento de la mujer.

Aborto Preterintencional

Es aquél que se da cuando se ocasiona la muerte no querida del feto por el empleo de violencia sobre la mujer.

Aborto Social

Es aquél realizado por razones de pobreza y aún de miseria en los hogares en los que el nacimiento de los hijos constituye un grave problema económico.

Aborto Tentado

El aborto tentado implica la intención de la mujer para causar su propio aborto.

Aborto Terapéutico

Es aquél provocado para salvar la vida o la salud de la madre, puesta en peligro por el embarazo.  Sobre este tipo de aborto, García Mañón opina que para la ejecución de un aborto terapéutico la enfermedad de la gestante debe ser actual y grave, con diagnóstico e indicación  precisos, sin poder estar condicionado al pronóstico de la enfermedad padecida, salvo que éste sea absolutamente cierto.  En estos casos, lo ideal sería practicar el aborto dentro del primer trimestre, pero, lamentablemente, en la mayoría de las veces las enfermedades maternas se agravan durante el último trimestre de la gestación, cuando el aborto es de práctica peligrosa.{jcomments on}