infolib

Se  cuenta que en una ciudad del  interior, un grupo de personas se  divertían con el cojudo del pueblo, un  pobre infeliz de  poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y   recibiendo limosnas.
Diariamente, algunos hombres llamaban  al  pobre cojudo al bar donde se reunían y le daban a escoger entre   dos monedas: una de tamaño grande de 50 centavos y otra de menor  tamaño, pero  de 1 peso. Él siempre agarraba la más grande  y menos valiosa, lo que era  motivo de risas para  todos.

MUN DO MENTE

medical ceff

e&v moda