infolib

Por: Fernando Villavicencio Valencia

Lo llaman “el milagro ecuatoriano“. Casa adentro se imprime en ruidosas campañas publicitarias, como soberanía petrolera. Allende las fronteras, en conferencias “magistrales“, es posicionado como slogan de eficiencia económica, nacionalismo creativo y positivismo socialista.

A través de una carta remitida al presidente Rafael Correa, acompañada de varios documentos de respaldo, Fernando Villavicencio, desde la clandestinidad denunció que la Fiscalía y el Juez Primero de lo Penal, archivaron la causa por la adquisición ilegal de un cargamento de diésel, realizado por Petroecuador a la compañía mexicana PMI, con un perjuicio de medio millón de dólares. Según Villavicencio la insólita decisión judicial está orientada a proteger a Nilsen Arias y Marco Calvopiña, funcionarios de Petroecuador.

MUN DO MENTE

medical ceff

e&v moda