infolib

'El agua con petróleo engorda, tome nomás'

Diario el Hoy.

Habitantes de Dayuma, a dos horas vía terrestre de Puerto Francisco de Orellana, en la provincia del mismo nombre, denuncian que empresas petroleras extranjeras y la estatal han instalado pozos "hasta en el patio de las casas".

 

En la comunidad Veinticuatro de Mayo, la dirigente Martha García indicó que las 12 familias del lugar se sienten indignadas, porque sin firmar un convenio de compensación, Petroproducción ha ido instalando desde hace siete meses un pozo cerca de sus propiedades y últimamente ya inició la explotación de crudo.

"Ahora nadie da la cara. Ángel Vimos, de Relaciones Comunitarias de Petroproducción, no nos quiere atender, peor los ingenieros Carlos Herrera o Edwin Terán, de Relaciones Comunitarias y Ambientales", se quejó Martha.

Un equipo de HOY acudió a la planta de Auca Central, en la vía principal a Dayuma, para ver qué tenían que decir los funcionarios ante las denuncias. El guardia de la garita llamó a la extensión telefónica de cada uno de ellos y pese a que insistían en saber quiénes los buscaban, no hubo atención, a pesar de ser día laborable (jueves de la semana pasada).

"Cuando llegaban a nuestras propiedades les decíamos a los ingenieros que tenemos miedo de que la explotación petrolera traiga enfermedades por la contaminación del agua, aire y tierra, pero aseguraban que no pasa nada. Decían: "Tomen nomás el agua con petróleo que eso engorda, les pone colorados y les hace vivir más años"", contó.

Un vecino de Edwin Encalada, aseguró que para posesionarse del terreno en donde ahora se ubica el pozo, la petrolera le pagó $5 000 por sus dos hectáreas de terreno, pero bajo amenazas de que si no vendía igual le iban a expropiar.

"Le queda una pequeña parcela, pero ahora le exigen que se marche junto a su esposa y tres hijos. Hacen eso pese a que ella (la cónyuge), de lo que se sabe, está enferma de cáncer, siendo tan joven", relató un morador, quien prefirió no identificarse porque teme represalias.

El malestar es general entre la familia de Martha García, Nieves Mesías, Edwin Encalada, Juan Macas, Dany Macas, Manuel Macas, Juana Hidaldo, Ramón Solórzano, Héctor Encalada, Ángel Román, Luis Gómez y José Villamil.

"En la Constitución consta que se debe compensar por este tipo de actividades, pero nada. A mi hijo Joel Macas, de 2 años, le han salido unas extrañas manchas en la piel, especialmente en las manos , que temo que sea por la contaminación de las fuentes de agua", indicó un familiar del niño.

Más perjudicados. Similar afectación se vive en la comunidad de Rumipamba, también en Dayuma, en donde viven 80 familias.

Por ello, cada que pueden hacen marchas, pero como dicen que no les hacen caso, no descartan bloquear las vías en algún momento para impedir el paso de la maquinaria petrolera que se desplaza constantemente por este sector.

"Viene personal de Medioambiente de Petroproducción, pero nunca se hace nada. El ruido es insoportable todo el tiempo y en las noches es muy luminoso y caluroso, debido al trabajo que realizan en el nuevo pozo del sector Veinticuatro de Mayo. El humo oscurece el ambiente", contó otro vecino del lugar.

"Para colmo, no dan trabajo a los mismos comuneros y nativos de la zona, solo traen personal de afuera para llevarse el petróleo y acabar con nuestro medioambiente", añadió.

Estas denuncias de los habitantes, que viven con miedo de denunciar directamente, contrastan con rótulos o vallas publicitarias gigantescas que se han colocado en las diferentes vías que llevan a los pozos petroleros de esta y otras zona aledañas, como por ejemplo los que hay en el sector de Pindo y que señalan: "Energía y ambiente en armonía. Bienvenidos al Bloque 14".

Otros rótulos destacan: "Estación Pindo-Consorcio Petrosud-Petroriva protege el medioambiente". Sin embargo, grandes cortinas de fuego y humo son expulsadas de los pozos, a lo cual los habitantes señalan como una "ironía de la vida".

En sectores como estos se evidencia maquinaria que se mueve imparablemente todo el día, así como tubería que, como ilustran los lugareños, "se parecen a pequeñas y grandes culebras de acero que se arrastran por los diferentes caminos llevando el petróleo, que es sacado como con jeringuillas, para llevarlas a través del oleoducto transecuatoriano hacia los puertos de embarque para su exportación".

La mayoría no entiende el problema. Una fuente del Gobierno Provincial de Orellana señaló que tienen datos que revelan que del 80% al 90% de la población del Ecuador no tiene ni idea de cómo es la explotación petrolera, además no sabe cómo es la vida de la gente que reside junto a un pozo petrolero o que vive junto a un derrame de petróleo.

Por ello, consideró que si el Gobierno ecuatoriano usa la estrategia de llamar a consulta popular para decidir una mayor explotación petrolera, de seguro ganará.

MUN DO MENTE

medical ceff

e&v moda