infolib

Human Rights denuncia represión contra manifestantes en Ecuador

Derechos humanos ecuador

La organización Human Rights Watch (HRW) mediante un informe emitido hoy, 10 de noviembre de 2015, señaló que miembros de las fuerzas de seguridad ecuatorianas utilizaron fuerza excesiva para dispersar a manifestantes durante protestas contra el Gobierno en agosto de 2015, en Ecuador.

Según el documento, “HRW encontró evidencias creíbles de que en al menos 50 casos policías o militares emplearon la fuerza de manera innecesaria e ilegal en contra de personas que no estaban armadas… Golpearon y detuvieron arbitrariamente a decenas de personas e ingresaron ilegalmente a las viviendas de personas que no estaban participando en las protestas”.

El informe fue preparado en octubre pasado a partir de entrevistas a testigos, víctimas, activistas y abogados, y consultas a exámenes médicos, imágenes de video y documentos oficiales, detalló HRW.

En agosto, decenas de miles de ecuatorianos salieron a las calles en al menos diez provincias del país para manifestarse en contra de diferentes temas, incluidas las políticas gubernamentales vinculadas al medioambiente y los intentos de permitir la relección presidencial indefinida, señala el texto en la plataforma web de la Organización.

Por otra parte HRW detalló algunos de los casos documentados y sustentados con informes médicos:

Mario Farid Mosquera Zúrita, comerciante de 26 años de edad, regresaba a su casa por el caso histórico de Quito, cuando quiso ayudar a una mujer que estaba siendo golpeada por policías. A él le propinaron puñetazos y golpes con toletes.

Katy Betancourt y Liliana Herrera, dirigente de la mujer e hija del presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador, respectivamente, fueron golpeadas con toletes al intentar ayudar a otras personas que sufrían abusos policiales.

Manuela Picq, periodista brasileño-francesa y pareja de Carlos Pérez Guartambel, presidente de la Confederación Kichwa de Ecuador, fue retenida y golpeada sin motivo aparente. Las autoridades le cancelaron su visa válida.

Gabriel Antonio Paqui Andrade, de 25 años de edad, recibió el impacto de un cartucho de gas lacrimógeno en el ojo izquierdo cuando salió de su vivienda a defender a un grupo de mujeres. Permaneció hospitalizado varios días; se le diagnosticó un “trauma contuso” en el ojo.

Manuel Asunción Poma, de 47 años de edad, salía de una tienda cuando fue abordado por policías, que lo golpearon con toletes y le obligaron a subirse a una patrulla. Como sangraba profusamente, le abandonaron en un hospital. Perdió cinco piezas dentales y parte de la mandíbula, producto de los golpes.

Paul Renato Carrasco, un estudiante de 26 años, y Wilson Rodrigo Loachamin, un agricultor de 44 años, fueron interceptados por la policía, golpeados y conducidos al Ministerio del Interior. Luego –junto a Mosquera, el comerciante de 26 años- fueron llevados a un hospital y, seguidamente, ante un juez, que dispuso la detención preventiva de los tres.

MUN DO MENTE

medical ceff

e&v moda