infolib

La voz de la de la mujer Waorani que enmudeció a la mayoría oficialista.

Fiel a su estilo festivo, la bancada oficialista preparó todo un show antes de la votación en la que la Asamblea Nacional  concedió el permiso al gobierno nacional para explotar los campos petroleros que se encuentran dentro del Parque Nacional Yasuní.

Los buses desde temprano arribaron al Parque El Arbolito, los sánduches se hicieron con anticipación, los artistas, la música, la tarima, las delegaciones de muchos pobres con un enorme signo de interrogación en su cabeza, los asambleístas con sus mejores galas, los discursos de siempre, que las urnas, que la partidocracia, que les ganamos cuando quieran, que el buen vivir; todo el espectáculo perfecto,  para demostrarle a su líder que saben hacer bien las tareas.
La cereza del pastel seria el discurso de Alicia Cawiya, vicepresidenta de la Nawe (Nacionalidad Waorani del Ecuador), que fue quien dio la sorpresa a negarse a leer el papel que le entregaron y en una muestra enorme de dignidad hablo con su corazón.
Entre las frases que pronuncio, se encuentran las siguientes:
“Siete empresas trabajaron en tierra waorani y más pobreza hemos quedado. ¿En qué nos ha beneficiado? En nada. Tienen que recompensar la tierra waorani”
“Los animales ya están en peligro de extinción. ¿Por culpa de quiénes? Nosotros no tenemos la culpa. Hemos sido conservacionistas. Hemos cuidado y hemos conservado ¿Qué nos quieren hacer a nosotros? Nosotros queremos que se respete el territorio”
“¿Por qué murieron los Taromenane? ¡Por abrir las carreteras! Déjennos vivir como queremos. Es nuestra propuesta”
Claro que dichas frases no impidieron que los oficialistas votaran como ya lo tenían dispuesto, tampoco evitó que festejen y se abracen al final de la sesión. Pero su ejemplo, su dignidad, su valor, herencia de un pueblo guerrero, que está dispuesto a no callarse ni dejarse comprar por los espejitos y lentejuelas, ni las mismas promesas de siempre.
Ellos serán el  grito de esperanza, de apoyo y valor para quienes no han perdido la esperanza y no se han rendido todavía en la lucha por salvar a los pueblos no contactados o en aislamiento voluntario. En su lucha por salvar las especies del Yasuní. (CV){jcomments on}

MUN DO MENTE

medical ceff

e&v moda